domingo, 1 de marzo de 2009

Evangelizar el “continente digital”

El 24 de mayo próximo se celebra en todo el mundo católico la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. Con este motivo, como ya es habitual, el Santo Padre Benedicto XVI, propone un nuevo tema de reflexión: las nuevas tecnologías.

Sobresale en el mensaje el carácter positivo de las comunicaciones sociales. Se propone a los comunicadores, particularmente a los más jóvenes, asumir con entusiasmo este nuevo “continente” y evangelizarlo con la fuerza de su testimonio de vida.

“Nuevas tecnologías, nuevas relaciones. Promover una cultura de respeto, de diálogo, de amistad” constituye el tema de la 43 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. De esta manera continúa el fructífero e intenso magisterio de la Iglesia en una de las temáticas más desafiantes de nuestra época.

El Papa Benedicto XVI propone un tema crucial para la Jornada de las Comunicaciones 2009, el de las nuevas tecnologías y su impacto en la sociedad y en la Iglesia. Para Benedicto XVI el crecimiento vertiginoso de las nuevas tecnologías de comunicación: Internet, telefonía celular y la comunicación satelital no son tanto resultado de la moda o del simple avance de la técnica, sino una manifestación del profundo anhelo que tiene el ser humano de entrar en relación con sus semejantes.

El Santo Padre se dirige a la llamada “generación digital”, a los jóvenes del mundo, de todas las condiciones, razas y culturas, y les anima y desafía a dar testimonio de su fe en el ciberespacio. El Papa ahonda en un enfoque positivo de las nuevas tecnologías y en las enormes potencialidades que éstas tienen si se las ponen al servicio de la verdad y la dignidad humana.

El Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones 2009 tampoco deja de lado la denuncia del uso irresponsable de estas tecnologías que frecuentemente sirven para la degradación de las personas, especialmente de los más débiles y vulnerables. A los usuarios de estas nuevas tecnologías, el Papa les anima a “evitar compartir palabras e imágenes degradantes para el ser humano, y excluir por tanto lo que alimenta el odio y la intolerancia, envilece la belleza y la intimidad de la sexualidad humana, o lo que explota a los débiles e indefensos”.

Hablando de las relaciones humanas que estas tecnologías ayudan a establecer, el Papa afirma que ellas han de entenderse como una expresión del “amor comunicativo y unificador de Dios, que quiere hacer de toda la humanidad una sola familia”. En esa línea, para el Papa Benedicto XVI, la amistad sincera y profunda no puede considerarse un fin en sí misma, sino en un medio de apoyo mutuo para el crecimiento y la realización integral de las personas.

La reflexión que comparte el Santo Padre ayuda a enfocar no sólo la importancia de las nuevas tecnologías que ayudan a establecer el contacto entre las personas, sino fundamentalmente la calidad de los contenidos que ellas vehiculizan. Por eso el Papa hace un fuerte llamado “a todas las personas de buena voluntad que trabajan en el emergente mundo de la comunicación digital para que se comprometan a promover una cultura de respeto, diálogo y amistad.”

Haciendo referencia al contenido de las comunicaciones, el Santo Padre reivindica la búsqueda de la verdad, del bien, de la belleza. Pero advierte de los peligros de un mercantilismo indiscriminado, “donde la elección misma se presenta como el bien, la novedad se confunde se confunde con la belleza y la experiencia subjetiva suplanta a la verdad”.

Finalmente, el Mensaje de la Jornada de las Comunicaciones 2009 alienta el surgimiento de las redes digitales al servicio de “la solidaridad humana, la paz y la justicia, los derechos humanos, el respeto por la vida y el bien de la creación”.

Nuevamente estamos ante un mensaje oportuno e iluminador. El camino de renovación eclesial fortalecido en Aparecida y el tiempo de la misión permanente a la que estamos convocados todos los bautizados se enriquece con este aporte y moviliza a los comunicadores católicos para que formen parte activa de estos procesos y los impulsen.

No hay comentarios: