viernes, 6 de febrero de 2009

Radio, tipos de emisoras y nuevas tecnologías


A propósito del seminario de producción radiofónica e internet que desarrollamos algunos bolivianos en la Universidad Gregoriana, resultan sugerentes algunas líneas de reflexión.

Interesante tema de introducción al terreno de las nuevas tecnologías en RADIO.

Particular referencia al mundo del PODCAST en Internet junto con sus posibilidades de aprovechamiento.

Importante invitación a un trabajo en RED, para fortalecer diversas iniciativas de producción radial evangelizadora y de promoción humana.

Coloca las reflexiones de Aparecida a la base de una motivación para que como Iglesia y como comunicadores católicos renovados usemos, con decisión y creatividad, las nuevas tecnologías.

Se insiste nuevamente en el ejercicio de una comunicación desde los interlocutores. Un buen comunicador comienza por escuchar no por hablar, se dice. Se percibe en este punto una especie de eje conductor de las reflexiones sobre el tema radio y del propio seminario.

Se sueña pro activamente con un trabajo en red de esas más de 560 emisoras católicas en más de 22 países de América Latina. Tecnológicamente hablando las condiciones están dadas. Sin embargo, el principal desafío está en generar un pensamiento de trabajo conjunto, de tomar en cuenta lo que los demás están haciendo, de generar un verdadero espíritu de comunión.

Radio comunitaria, radio comercial, radio información, radio institucional, radios mineras… son todas expresiones del rico potencial humano, informativo, educativo, político y movilizador que tiene la radio. Son expresiones que muestran muy bien lo que se puede llegar a aportar a través de este medio. Las funciones tradicionales de los MCS de informar, educar y entretener, ejercitadas con equilibrio, aparecen nuevamente como un horizonte adecuado.

En medio de sus mitos y realidades, la invitación a crear conciencia que realiza P. Travieso es sugerente y profunda. Él invita a convencerse primero uno mismo para luego dirigirse a los demás, sin extremos ideológicos, sin paternalismos, con libertad y con ética. Es sugerente la advertencia de P. Travieso de no caer en extremos o en falsos dilemas. La radio fácilmente puede caer dentro de un enfoque ideológico, incluso solapado. Los principios de identidad, sano pluralismo, libertad, apertura y creatividad resultan fundamentales para afrontar ese peligro.

Se plantea afrontar sin complejos, con realismo y creatividad, la dificultad central de autosostenimiento de la radio. Sin duda se trata de uno de las preocupaciones centrales de las emisoras católicas hoy en día. La evangelización igual que toda tarea educativa “no vende” se suele decir, confrontando implícitamente lo evangelizador con lo comercial. Las reflexiones compartidas en este tema nos alertan acerca de los enfoques extremos. La buena empresa no es contradictoria con un proyecto evangelizador.

El caso boliviano en perspectiva histórica nos deja muchas lecciones. Las radios católicas fueron pioneras y su aporte a la conciencia crítica de la gente y a la democracia es indiscutible. Sin embargo como suele ocurrir a menudo, un régimen político de corte autoritario desvirtúa el aporte de los MCS. Actualmente las llamadas “radios comunitarias” promovidas por el Gobierno del Presidente Morales constituyen aparatos estatales de propaganda política y adoctrinamiento. Lástima por semejante tergiversación, frente a otras experiencias que subsisten y sobreviven como testimonio del verdadero espíritu que debe animar estas iniciativas.

domingo, 1 de febrero de 2009

Ese medio de comunicación llamado radio

Con ocasión de la realización de un seminario de producción radiofónica e internet, en la Pontificia Universidad Gregoriana, estos días se han compartido diferentes puntos de vista sobre la historia e importancia social de este medio. En el enfoque de los comunicadores católicos estas reflexiones son oportunas para asumir la radio como medio de comunicación y evangelización estratégico.

110 años de historia de la radio

La historia es un componente vivo en la dinámica de construcción de una verdadera comunicación. La historia del medio radio la construyeron muchas personas. Emprendimientos humanos, tecnología, sociedad, empresas, mercado y política aparecen profundamente mezclados en este apasionante relato de sus orígenes y evolución.

La apelación a asumir esta historia y los “milagros tecnológicos” desde un enfoque de fe y un proyecto de evangelización son pertinentes. Como afirma el documento “Inter Mirifica” el genio humano es también rasgo visible del genio divino.

Cito: “la grandeza de la radio, a través de sus 110 años de historia, es la flexibilidad, para afrontar cambios. Sin embargo es un medio de comunicación íntimo y personal, un médium que conecta a la persona con su nación, así también con los nuevos conceptos de ciudadanía de nuestro tiempo”.

Comunicación camino a la comunión

Sobresale también en el enfoque del tema una de las premisas fundamentales del enfoque eclesial sobre la comunicación social, el de concebirla como medio, camino o instrumento al servicio de la comunión entre las personas.

Este rasgo esencial define, por así decirlo, la peculiaridad del enfoque comunicacional de la propia Iglesia. Mons. Juan Luis Ysern, importante referente para este reflexión, establece en sus escritos que esta característica del acto comunicacional está inscrita en el corazón de las personas, en tanto imagen y semejanza de su creador.

Milagros tecnológicos

El estar presentes sin estar presentes representa en sí uno de lo más grandes logros de la tecnología humana que permanece hasta nuestros días. Las cartas, los objetos signo, la telefonía, la radio, la televisión o el Internet amplifican y hacen posible este milagro.

La radio fue un medio que se integró a las sociedades que le dieron origen, transformándolas y proyectándolas. Democratizó la comunicación e influyó prácticamente en todos los campos de la vida.

Ideas sobre la radio y la comunicación

¿Cuál es mi propia idea de la radio y del fenómeno de la comunicación social? A esta interpelación que surge al inicio de nuestro seminario mi respuesta es de meditación para concluir en el mismo asombro que ha expresado la Iglesia católica en reiteradas oportunidades por estas maravillas del ingenio humano. Hay mucho de Dios en el ser humano y así se puede observar a lo largo de la historia de los MCS y de la radio en particular.

La comunicación social es un fenómeno eminentemente humano potenciado a lo largo de la historia del progreso humano por modernas tecnologías. A la base está siempre el mismo desafío, profundo y elocuente, el de tener la conciencia, convicción y habilidad suficientes para suscitar espacios y momentos de verdadero encuentro entre las personas. Esta es la calidad más importante del fenómeno comunicacional, la de aprovechar la oportunidad de llegar y acoger a alguien.

Comunicación, empresa y evangelización

Ante la premisa de que empresa y comunicación evangelizadora no son elementos contradictorios caben también algunas reflexiones. La literatura al respecto es abundante. Ciertamente los comunicadores católicos tenemos mucho que compartir al respecto. Uno de los grandes desafíos de la época que vivimos es precisamente la plena compatibilidad entre estos campos. No se puede hablar de una comunicación exitosa si no tomamos en cuenta también la gestión y administración de esa comunicación.

En el caso de Bolivia, donde la radio es uno de los medios pioneros impulsados por la Iglesia Católica, entre los principales problemas de las 100 emisoras con las que cuenta la Iglesia, resalta precisamente la de los “números rojos” que tienen que ver con su administración, todo un desafío a la tarea pastoral a través de los MCS.

Las empresas evangelizadoras se convierten así en una meta pastoral primordial. Al respecto cabe afirmar que el Evangelio constituye una valiosa fuente de creatividad para afrontar estos retos.

El fenómeno de la masificación

El enfoque de P. Numa es pertinente. Vivimos un proceso de masificación en varios niveles. Culturalmente hablando la cultura de masas y la consiguiente homogenización constituyen un importante desafío a la acción evangelizadora de la Iglesia Católica.

La hipótesis de que la radio es un medio masivo para desmasificar constituye una invitación a dirigir nuestra mirada, en tanto comunicadores católicos, a las potencialidades que ofrece la radio para una comunicación humanizante.

Versatilidad de la radio

La radio es el medio más versátil, es la Internet de los pobres… cita el P. Molina a tiempo de presentar elocuentes atributos. Desde el punto de vista de la oportunidad pastoral de nuestro tiempo, ahora en un contexto post Aparecida y de lanzamiento de la misión permanente, estamos frente a un medio que debe ser asumido como estratégico precisamente por esos atributos.

La Iglesia se sentiría culpable si no aprovecha el enorme potencial de este medio de comunicación. Para nosotros la oportunidad de este seminario no pasa desapercibido, aspiramos a mejorar significativamente nuestras capacidades de producción para ponerlas al servicio de nuestra Iglesia.

Ser medio masivo sin masificar

Constituye casi un proyecto de uso del medio radio en múltiples proyectos de evangelización y promoción humana. Debo traer a la memoria la famosa metáfora del Papa Pablo VI en el documento “Evangelii Nuntiandi” al afirmar que el desafío para la Iglesia y el anuncio del Evangelio es llegar a una multitud de personas, pero a la vez en saber posarse en el corazón de cada uno(a). Sugerente metáfora que sintetiza esta premisa.

José H. Rivera Fernández
josehrivera@hotmail.com
www.josehrivera.blogspot.com