lunes, 14 de diciembre de 2015

Tareas del comunicador católico hoy

Iglesia Viva 14.12.15. Comunicar la alegría del Evangelio, una Iglesia cercana y ponerse de rodillas frente a la Virgen, han sido señaladas como las tres tareas del comunicador hoy, en el saludo de Mons. Claudio María Celli, Presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones, en ocasión de la Fiesta de la Virgen de Guadalupe, patrona de la Red Informática de la Iglesia en América Latina RIIAL, la red más importante de comunicadores católicos.

Escuchar audio

Queridos comunicadores de América Latina
Una vez más nos encontramos en la Fiesta de la Virgen de Guadalupe, la Morenita. Para mí es un placer saludarles.
Vivimos el contexto de la apertura de la Puerta Santa
Este año la Virgen y el Papa nos invitan a una reflexión profunda, a meditar sobre la tarea a la que estamos llamados los comunicadores.
Quiero enmarcar tres puntos:
El primero está ligado al texto del Papa Francisco la alegría del Evangelio, esta alegría llena el corazón y la vida entera de los que creen en Jesús. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría, Frente a estas palabras brota una pregunta, yo como comunicador en mi tarea como comunicador en qué medida soy instrumento de esta alegría del Evangelio. Nosotros no podemos vivir un proselitismo vacío, sin sentido. Es indudable que si somos comunicadores católicos debemos ser instrumentos mediadores de esta alegría del Evangelio. Es la primera tarea. Aquí nos vamos a confrontar.
Asimismo, invito a todo cristiano a renovar su encuentro personal con Jesucristo o al menos a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, No hay razón para que alguien piense que esta invitación no es para él. En nuestras labores debemos dejarnos encontrar por Él y esto es fundamental.ç

El segundo tema es qué tipo de Iglesia está pensando el Papa Francisco, porque nosotros somos instrumentos de la Iglesia. El primer punto de referencia es nuevamente la exhortación Evangellii Gaudium, la Iglesia en salida, una Iglesia con las puertas abiertas. Esto no implica correr hacia el mundo con prisa y sin sentido. Muchas veces es más bien detener el paso y las urgencias y acompañar al que se quedó al costado del camino.
Aquí nace otra tarea y compromiso en nuestros servicios. Es en este mundo y en esta cultura digital donde hay que manifestar esta Iglesia en salida, Qué significa ser mediadores de una Iglesia que acoge, que acompaña, que tiene una profunda simpatía para el hombre y la mujer de hoy, cómo mediatizamos una Iglesia cercana, pregunta Mons. Celli.

El último punto es ponernos de rodillas frente a la Morenita. Dejémonos iluminar una vez más por el Papa Francisco, Él dice que María como verdadera madre camina con nosotros, lucha con nosotros y derrama el amor de Dios.
Estamos viviendo la apertura de la puerta santa. Pongámonos de rodillas frente a ella y que ella nos enseñe a amar a Dios que es misericordia.
Hay un estilo mariano en la actividad evangelizadora de la Iglesia. Cada vez que vemos a María entendemos lo revolucionario de  la ternura y del amor.
En este camino no estamos solos, tenemos a una madre que nos ama tiernamente. No tengan miedo, concluye el saludo de Mons. Celli.